Carine Nonnast: Promesa Creativa en Papageno

No pixeles tu vida, tenemos que hablar
Tiempo de lectura: 3 minutos

Carine Nonnast, (Lorca, 2000) ha realizado un trabajo de diseño para favorecer la reflexión del público joven sobre sus mayores dificultades de salud mental y les invita a recapacitar sobre el suicidio, como una salida desproporcionada ante el sufrimiento. El objetivo es provocar un efecto de prevención, a través de la naturalización de los problemas mentales, que no de su normalización, para afirmar que la vida merece la pena. Se enfoca en la lucha y la esperanza, pues “la detección y el tratamiento temprano son importantes para lograr una recuperación total”. Carinne colabora ahora con su trabajo en la red Instagram de Papageno, dirigiéndose a satisfacer la demanda de clientes potenciales.  

En la elección de este tema para realizar su Trabajo de Fin de Grado, ha influido la atracción genuina que tiene hacia las causas humanitarias y la abundancia de casos que ha conocido a través de las difíciles circunstancias sociales que atraviesa nuestro país, que desde marzo de 2020 son más pronunciadas y han hecho imposible esconder la inseguridad, confusión, pobreza y sufrimiento que han causado.

Su pregunta de investigación se centra en ayudar a la prevención del suicidio desde el diseño gráfico y se determina a 3 objetivos: concienciar a los jóvenes para que cuiden su salud mental, contribuir a disminuir el tabú sobre los trastornos mentales y modernizar el estilo gráfico utilizado por las organizaciones humanitarias en las campañas relacionadas. Cuenta con la herramienta de su propia juventud para entender estos problemas y el estado de la cuestión. Y aunque recibió recomendaciones para abandonarlo por su complejidad, ha respondido desde su responsabilidad, insistiendo en realizar este proyecto; porque ante el suicidio, todos podemos ser agentes de cambio.

Con su capacidad de trabajo ha llegado a profundizar en la identidad corporativa y las materias que ocupan los fines de la Asociación Papageno. Demuestra gran responsabilidad, creatividad e iniciativa, y destaca su dedicación en la preparación de los materiales.

Expone que: “Tras muchas conversaciones sobre comida, redes, ansiedad, autoestima, etc., sintió la necesidad de intentar ayudar proyectando la importancia que tiene la salud mental en una campaña que buscara naturalizar los trastornos pero no normalizarlos como algo cotidiano imposible de evitar. Pues del tabú sobre estos problemas, se está pasando a tratarlo en comentarios normalizados”

 

“Tras muchas conversaciones sobre comida, redes, ansiedad, autoestima, etc., sentí la necesidad de intentar ayudar proyectando la importancia que tiene la salud mental en una campaña que buscara naturalizar los trastornos pero no normalizarlos como algo cotidiano imposible de evitar, pues del tabú sobre esos problemas, que los ocultaba, se está pasando a una época rodeada de comentarios normalizados”

 

En este vídeo presenta su trabajo de diseño, enfocado a prevención del suicidio

https://www.youtube.com/watch?v=QsheOc7eNDo&t=2s 

Un ejemplo más de su intuición y humanidad, es el documental “Olvide no quererte”, reconocido con premios a mejor corto documental y del público, en el festival de cortometrajes ESNE FeelMotion de 2020 y el premio Neuronita de Plata, en el festival Memorables Film Festival, del certamen de cortometrajes sobre el Alzheimer. En 7 minutos expone la historia de amor de sus abuelos con 92 y 95 años, en la que, un documental sobre la pareja que, después de superar los 60 años juntos, se enfrenta a la crueldad del Alzheimer.

https://youtu.be/O6fm3fE1Hmk

 

Leer más

Entrevista en la Ser de Carine Nonnast: «Mi abuelos representan a mucha gente que son cuidadores o que tienen Alzheimer»

https://cadenaser.com/emisora/2020/11/03/radio_lorca/1604417004_124629.html

 

Hugo López Cuetos, una historia en la Guardia Civil

El Reto de Hugo López Cuetos
Tiempo de lectura: 5 minutos

Desde pequeño a Hugo López Cuetos (Blimea-1979) le brillaban los ojos al ver a las fuerzas de seguridad profesionales desplazarse en sus magníficas motocicletas. Un sentimiento de profundo respeto y admiración inspirado por la dignidad y los méritos de la institución, que le llevaron a desear imitar la profesión.

Su carrera de soldado truncada

El 26 de agosto de 2015, fue el punto de giro de la historia bucólica de Hugo y comenzó su pesadilla. A consecuencia de un accidente de tráfico, se encadenaron una cadena de omisiones de rescate, que derivaron en un trastorno de estrés postraumático. Durante dos años, hasta 2017, estuvo luchando activamente de forma involuntaria contra síntomas que estaban intentando abrirse camino, expertos psiquiatras forenses lo certificaron en sus informes periciales. Y lograron abrirse camino en 2017, cerrado el expediente de pérdida de aptitud psicofísica. El primer impacto de las consecuencias directas del accidente, acontecido en acto de servicio, afectó gravemente su vida laboral:

 

  • Pierde la especialidad de tráfico en un examen médico de 5 minutos, por poder dificultar sus secuelas físicas la conducción de motocicletas.
  • Pierde el destino, por destinarle forzoso a más de mil kilómetros del actual.
  • Pierde parte del salario y la vivienda en el pabellón de la Guardia Civil.
  • Es nombrado dirimente para la conducción de vehículos, y se ve obligado a pasar nuevas pruebas para demostrar lo contrario, con cargo a su presupuesto personal.
  • Se le excluye de poder realizar cursos de ascenso, especializaciones, etc., por tener perdida psicofísica.

Sigue intentando trabajar pero, estar presente en una simple discusión de denuncia, le desencadena serios síntomas de pánico y ansiedad, por lo que ingresa en un hospital; ese sábado intenta sobreponerse para poder hacer su turno, con clara desconcentración y riesgo para compañeros, ciudadanos y para sí mismo. Aquí le sorprenden las ideas suicidas, detonadas por el sumatorio de acontecimientos y el cansancio de intentar asimilar lo que le está pasando, esta vez la imagen que le recuerda a su hija, disipa la violencia del arrebato. Aunque volverán más adelante, por la larga temporalidad de mantenimiento de problemas, la falta de humanidad en las entrevistas/revisiones realizadas por los autorizados de Guardia Civil y el desgaste acumulado, para quien ya estaba reconocido como vulnerable.

Los días siguientes se convierten en un infierno; no duerme por las noches, por revivir el accidente; no controla su cuerpo, se le dispara la ira, la rabia era inasumible; se pregunta porqué le está pasando esto a él; quién puede ayudarle; piensa que no puede contarlo y además, no sabe como debe hacerlo.

La médica le receta Trankimazín a demanda, lorazepam y lormetazepam y la psiquiatra añade alguna receta más, por lo que desde entonces ya todo se vuelve lento oscuro. A los meses de estar de baja psicológica, se le cita en la comandancia de Lérida para la entrevista con un psicólogo del cuerpo. El mensaje de esta entrevista fue: “descansa y olvídate de todos los síntomas y recupera tu puesto de trabajo”; lejos de lo que necesitaba, una vez más le negaban que pudiese ser cierto lo que le estaba pasando, cuando pudo reaccionar a los mensajes, no podía creer lo que estaba viviendo.

Hubo más entrevistas de respuesta similar, en las que le ocupaban haciendo largos test… Le citaron a las 09:00 h. en Madrid para hablar con un “gran profesional de estrellas gordas», se traslada desde Zaragoza con las restricciones del Covid19, y la entrevista no acontece hasta las 11:30. El traslado, expectación y retraso, hacen muy complicada la calma; la enumeración de la historia de acontecimientos para su comprensión resulta tediosa para ambos y no varían los resultados. De vuelta a la estación de tren, entre rabia, ira y lagrimas en los ojos, a Hugo le parece increíble recibir de vuelta desaires, como de quien se sospecha invención o fingimiento.

La historia de Hugo puede asemejarse a las de otras personas y no se debería juzgar solo el aspecto exterior del sufrimiento. Nunca sabemos que tipo de infierno están atravesando y no siempre se tienen habilidades para poderlo expresar.

Resurgir con un nuevo propósito

Tras ser retirado de la Guardia Civil en 2022, Hugo siente alivio y también inquietud por las nuevas circunstancias de su vida. Ha decidido hablar en alto y contarlo, para apoyarse a sí mismo y a otros compañeros que también han sentido soledad y frustración con sus problemas, algunos de ellos no pudieron soportar el sufrimiento y decidieron lamentablemente acabar con sus vidas.

Ha contactado con asociaciones para colaborar y visibilizar la necesidad de tener un tratamiento adecuado, si así lo requieren los síntomas psicológicos. Dentro de la Guardia Civil es una necesidad y la sociedad igualmente lo necesita. Así que, se subió a su bicicleta y se trazó un reto para poder difundir este quebranto en la preservación de la salud (http://papageno.es/tag/reto-hugo-lopez-cuetos), se ha expuesto a los medios de comunicación con el afán de romper el silencio que rodea a la salud mental y al suicidio, ha recaudado donaciones para la prevención del suicidio y recomienda cumplir con su responsabilidad a todos los titulares de obligaciones.

La bicicleta le ayuda bastante en el nuevo proceso, el deporte le centra en algo que le produce satisfacción y le simplifica los miedos, le aporta equilibrio naturalmente. Ahora colabora dando visibilidad a las necesidades de Salud mental, a la prevención del suicidio y a la necesidad de un trabajo con condiciones decentes para sus compañeros de la Guardia Civil. En la Guardia Civil son algo herméticos y hasta opacos, a la hora de tratar los riesgos para la salud de trabajar allí.

Cada 26 días un agente de la Guardia Civil se quita la vida, siendo el suicidio la principal causa de muerte no natural en el cuerpo. La Asociación Unificada de Guardias Civiles lleva años solicitando un protocolo de prevención, consideran que la falta de un plan de prevención de riesgos en salud mental podría estar detrás de los 27 suicidios que se registraron en el cuerpo en 2021.

“Así que por vosotros por ellos por mi lucharemos para que se visualicen esas cosas”

 

SI NECESITAS AYUDA TE DEJAMOS ALGUNOS RECURSOS 

No estás sol@. Si tú o alguien que conoces está pasando por un mal momento, @sanidadgob te puede ayudar:  LLama: 024 de atencíón a la conducta suicida 24 horas, 7 días a la semana, 365 días al año. Gratuito, confidencial, inclusivo e inmediato  Visita: https://www.sanidad.gob.es/linea024/home.htm Atencion a personas con discapacidad auditiva: https://linea024.svisual.org/

También puedes llamar a los teléfonos de emergencias de tu territorio. En España, al 112

Ángeles de Azul y Verde es una asociación con miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que observan la importancia de la salud mental en esta profesión tan delicada y apoyan en la prevención del suicidio. https://angelesdeazulyverde.org/index.php

Contacta con el área de coordinación de prevención y riesgos laborales de Policía Nacional: 91.582.10.43

Servicio Prevención Policía

 

 PARA LEER MÁS

Otro agente que reconoce haber sufrido ideación suicida relata su experiencia: “Cuando te quitan el sueño o te lo cambian varias veces al día durante meses, cuando tienes que sacar adelante un trabajo en el que si actúas mal, literalmente puede morir gente; y cuando te amenazan con sancionarte si te opones a pasar por el aro puede que pienses en ello como la única salida”.

https://ctxt.es/es/20191016/Politica/29056/guardia-civil-tasa-de-suicidios-acoso-laboral-policia-brezo-criado.htm

La existencia de una Jurisdicción militar ha complicado mucho la detección, persecución y resolución de delitos e ilícitos, como ciertos abusos, en el seno de las Fuerzas Armadas

https://www.publico.es/politica/12-octubre-fuerzas-armadas-prefieren-obviar-fiesta-nacional.html?utm_medium=social&utm_campaign=Publico&utm_source=Twitter#Echobox=1665558186-1

 

 

Hugo López Cuetos recorrerá España en bicicleta de norte a sur, en un recorrido solidario de 1.564 kilómetros para visibilizar la salud mental y la lacra del suicidio.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hugo López Cuetos, es un Guardia Civil retirado  que prestó sus servicios en Zaragoza y planea el reto de cruzar España de norte a sur en 5 etapas desde el día 28.8.22.

Debido a un accidente laboral en 2015, al expediente que le abrieron en su empresa a continuación, y a su retirada del servicio activo en abril de 2022.  Siente la necesidad de visibilizar la salud mental y en especial la prevención del suicidio. Para ello ha elegido hacer un reto con su bicicleta, con la que ha participado en numerosos retos deportivos (destacamos: Paris brest Paris, diferentes  series de brevet entre 200 y 1200 kilómetros…)

La bici le sostiene en todo su proceso y sus familiares están acostumbrados a verle encima de ella, por lo que ha decidido hacer estos kilómetros solidarios, para visibilizar a todas las personas que están en una situación similar y a las personas que han elegido el suicidio como salida a su sufrimiento.

Uno de sus mensajes que porta es «Ignorantia Tenebrarum«, que significa ignorancia a las tinieblas. Esas tinieblas, añade, son los problemas que van surgiendo y que se acaban convirtiéndose en trastornos y pueden cambiar el trayecto y propósito de una vida.

El camino que se ha marcado para su reto, estará desarrollado en cinco etapas:

  • La primera comienza en Blimea y termina en Tudela de Duero (358 km)

  • En la segunda irá desde Tudela de Duero hasta Ávila (210 km)

  • La tercera etapa está comprendida entre Ávila y Mérida (340 km)

  • La cuarta tendrá su inicio en Mérida y culminará en Baeza, localidad con especial significado para muchos Guardias Civiles (400 km)

  • La quinta y última une Baeza con Málaga, donde finaliza el reto (256 km)

La Asociación Unificada de Guardias Civiles lleva años pidiendo a la Administración medidas urgentes para paliar la elevada tasa de suicidios que prevalece entre los componentes de la Institución. Es una tragedia que presenta una media aproximada de una muerte cada 26 días, cifra más elevada que la de otros Cuerpos policiales. En la Policía este año, la media es de 1 suicidio cada 72 días.

El servicio de psicología de la Guardia Civil está compuesto por 44 profesionales cuando la plantilla es superior a los 75.000 agentes. El servicio de atención psicológica debe ser externalizado para que accedan facultativos que no pertenezcan a la escala de sus mandos y especialistas ajenos. De este modo, los Guardias Civiles que precisen atención y tratamiento podrían obtenerlo sin miedos a represalias de los mandos.

Si desean colaborar con el reto solidario de Hugo López Cuetos pueden hacer llegar una donación en La Caixa, al siguiente número de cuenta: ES04 2100 2922 6602 0024 1725. La cuantía la percibirá la ONG: Asociación de Profesionales en Prevención y Postvención del Suicidio, PAPAGENO entidad sin ánimo de lucro.

 

Más información:

 

Noticia publicada en Asociación Unificada de Guardias Civiles

 

Cuenta de Twitter de Hugo, donde informa sobre su reto

 

El drama oculto de los tricornios (Brezo Criado 2019)

 

Libro de Daniel Jesús López Vega ¿Todo por la Patria?

 

NdP Reto Hugo López Cuetos

 

 

 

 

 

 

La salud mental (Debate ONDA Cádiz)

Tiempo de lectura: < 1 minutos
El palenque
Sáb, 22/01/2022 – Sáb, 22/01/2022
Tema:
El Palenque desarrolla un debate sobre salud mental, la realidad de nuestra sociedad, las necesidades de los afectados y familiares y las carencias en psicoeducación.
Participan:
Lourdes Rodríguez –  Psicóloga de FAEM
José Lorente – Vicepresidente de FAEM
Jerónimo Acosta – Presidente de COPAO Cádiz
Daniel J. López – Presidente de Papageno

Salud mental: la ola más importante de la pandemia no tiene número

Tiempo de lectura: 4 minutos

Camino del primer aniversario de la pandemia provocada por el coronavirus, existe en la sociedad una evidente fatiga mental motivada por incontables circunstancias. El confinamiento, las mascarillas, la pérdida de empleos, la falta de ocio, la ausencia de despedidas, el miedo al contacto o las dificultades del duelo son algunos factores que han comprometido nuestro día a día. Todo se resume en una palabra clave, que no es otra que incertidumbre. Si el ser humano necesita de certezas, este virus se las ha llevado todas. Vivimos el presente sin tener claro cómo será el futuro y con el recuerdo reciente de un pasado sin excesivas sonrisas. 

No olvidaremos lo ocurrido en 2020, un año marcado para siempre en nuestra piel y, sobre todo, en nuestra memoria. Porque, más allá de contagios, hospitalizaciones y muertes, la pandemia ha afectado a nuestra salud mental. Numerosos estudios han constatado el aumento de casos de depresión o ansiedad, así como el aumento del consumo de antidepresivos o de ansiolíticos en España, un país en el que visitar al psicológico sigue rodeado de estigma y tabú, además de una espera excesiva entre consulta y consulta. Mientras, las redes sociales se han destapado como un espacio donde los jóvenes pueden expresar lo que sienten con cierta intimidad.

Hace solo unos días, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado una encuesta sobre la salud mental de los españoles durante la pandemia causada por la COVID-19. Más del 50 % reconocía haberse sentido cansado, mientras un 42 % había tenido problemas de sueño. La pregunta más popular ha sido en la que uno de cada tres españoles confesaba haber llorado debido a la situación en la que nos encontramos. Un dato elevado y en consonancia con otros estudios, que exponen la urgente necesidad de mejorar el interés por la salud mental, la ya conocida como “hermana pobre de la sanidad” entre la jerga de los profesionales sanitarios.

Sin embargo, los medios de comunicación no han dedicado la atención suficiente al grave problema de la salud mental. Más bien, han saturado a la sociedad con mala información de la pandemia a partir de un abuso de los datos y noticias repetitivas, a veces sin el contexto necesario. Esto ha obligado a los especialistas a recomendar a sus pacientes apagar el televisor y no consumir noticias sobre la pandemia. Es algo curioso. En un momento clave para la población, el exceso de información ha hecho que lo mejor sea ponerse a dieta. Pero, más allá de estos errores, queda otro igual o más importante: la falta de precisión al referirse a la ola de salud mental.

Si en la primavera convivimos con el desconocido estado de alarma y la primera ola, meses después llegó el segundo capítulo de la película. Cocinada al calor de agosto y septiembre, la segunda ola vivió su apogeo entre finales de octubre y principios de noviembre. Entre datos y más datos, los medios de comunicación posaron la mirada en la salud mental, a la que definieron sin tabú como la “tercera ola de la pandemia”. Pero lo hicieron demasiado rápido. Con el aumento de casos a partir de mediados de diciembre (y sobre todo a raíz de la llegada de 2021), los periodistas (y también los expertos) tuvieron que redefinir su propio concepto. 

 

Titulares publicados por los medios de comunicación sobre la salud mental.

Ya no podían definir a la salud mental como la tercera ola, ya que habían bautizado así un nuevo y considerable incremento de contagios. Por ello, la salud mental pasó a ser llamada la “cuarta ola de la pandemia”, atributo que mantiene en la actualidad a la espera de que, tarde o temprano, un nuevo aumento de los casos la obligue a pasar otra vez por el probador para adquirir una nueva definición que, cabe suponer, no será la última. Pero, ¿qué ocurrirá cuando llegue la cuarta ola? ¿La salud mental será la quinta? ¿Y si meses después llega otra, volverá a cambiar su número? 

No, gracias. La salud mental necesita dejar atrás su degradación constante y ocupar el espacio que merece en la agenda mediática. No puede ser definida, según el día, como la tercera, la cuarta o la quinta ola. Este cambio impide definir con claridad el problema y abordarlo como se merece, con más atención, más profesionales y más recursos. Un interminable cambio que es necesario atajar cuanto antes para así dar la prioridad que merece a un problema que no terminará con una vacuna.

Si ahora nos encontramos en la tercera ola, aludir a la salud mental como si fuera la cuarta hace pensar que todavía no está aquí, que llegará después, cuando sabemos que los problemas de salud mental aparecieron desde el primer confinamiento. Esta es una forma errónea de dar voz a un grave problema, como cuando se informa de la despoblación de la España rural y se cita a estas regiones como la España vacía o la España vaciada. ¿No vive nadie en esos lugares de España? Claro que sí, pero aquí ocurre como con tantos otros temas: falta precisión en el diagnóstico.

Titulares publicados por los medios de comunicación sobre la salud mental.

La imprevisible ola de la salud mental no tiene número. Arrancó en el mes de marzo de 2020, cuando el coronavirus cambió nuestra vida para siempre y entramos en la insólita normalidad en la que ahora, un año después, todavía nos encontramos. Es la ola más importante de la pandemia por su incalculable duración, por sus limitados recursos, por su escasa visibilidad, por el estigma y el tabú que la rodean o porque, por desgracia, a las personas nos cuesta reconocer (y aquí me incluyo) que a veces no estamos bien cuando nos preguntan cómo estamos.

Es necesario focalizar a la salud mental como la ola más importante de la pandemia para otorgar más prioridad, más recursos, más transparencia y más delicadeza a un problema que nos afecta a todos. Educar emocionalmente desde el colegio, mejorar las plantillas de psicólogos y psiquiatras de la sanidad pública, prestar más atención desde los medios de comunicación y potenciar campañas para animar a la sociedad a hablar de este tema. Pero no basta con eso. Hace falta que la política se implique de verdad. Mejor dicho: hace falta que la política quiera implicarse de verdad.

Jornada de Psicología y Salud Mental en Cuerpos Policiales y Fuerzas Armadas

Tiempo de lectura: 2 minutos

El próximo miércoles 26 de junio de 17:00 a 21:00 La Delegación de Cádiz del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental (COPAO), la Fundación para la Formación y la Práctica de la Psicología y la Delegación Territorial de Salud y Familias en Cádiz, organizarán una jornada con el objetivo de reflexionar sobre la importancia de promocionar la salud mental entre las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

De esta forma se pone en valor la prevención de riesgos psicosociales en un colectivo que se relaciona con un alto nivel de estrés derivado de la práctica profesional, desde un punto de vista positivo y una perspectiva biospicosocial.

Con esa finalidad se realizarán dos mesas redondas. En la primera se tratará el papel del psicólogo en estos escenarios profesionales y en la segunda la conducta suicida como una de las principales causas de mortalidad y años de vida potencialmente perdidos en este colectivo. La actividad acabará con una ponencia sobre el afrontamiento del duelo asociado a este problema de salud pública.

La Actividad cuenta con la colaboración de la Universidad de Cádiz (UCA), las Delegaciones de Cádiz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), del Sindicato Unificado de la Policía (SUP), de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), la Unión de Policías Locales y Bomberos (U.P.L.B.-A-Andalucía) y la plataforma de profesionales en prevención del suicidio papageno.es.

La importancia de la prevención en salud mental en los entornos policiales, militares y de personal de emergencia requiere de una respuesta multidisciplinar y con el principio de coordinación institucional de todos los colectivos implicados. Esta jornada es un ejemplo de dicha coordinación que responde al interés de reflexionar sobre soluciones constructivas a los problemas derivados del desarrollo de funciones ligado a estas profesiones.

Las jornadas son gratuitas y al aforo limitado por orden de llegada.

Difunde, participa… 

Te esperamos el día 26 de junio en la Delegación de Cádiz del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental (Avenida Juan Carlos I, esquina Avenida de Portugal).

 

El Papel de la Atención Primaria en la Prevención y Promoción de la Salud Mental

Tiempo de lectura: 4 minutos

Según la Confederación de Salud Mental en España, el 15 de septiembre de 2017, la Salud mental en Atención Primaria, es la atención en “primera línea”. En España, entre el 2’5 y el 3% de la población adulta tiene un trastorno mental grave. Esto supone más de un millón de personas. Si incluimos el resto de los problemas de salud mental, este porcentaje se amplía al 9% de la población hoy, y al 15% que los tendrá en algún momento a lo largo de su vida.

Un estudio epidemiológico realizado en España sobre una muestra representativa de la población observó una prevalencia-vida del 10,5% y una prevalencia-año del 3,9% (Haro JM, 2006). La edad de máxima de incidencia está entre los 18-44 años (Regier DA, 1988). Las recurrencias son muy frecuentes.

Si bien las causas de la depresión no son conocidas determinados factores podrían intervenir en su génesis: genéticos, vivencias de la infancia y adversidades psicosociales actuales (contexto social y aspectos de la personalidad). También podrían jugar un papel importante las dificultades en las relaciones sociales, el género, el estatus socio-económico o disfunciones cognitivas (Geddes J, 2006).

La depresión se asocia con frecuencia a ansiedad y en ocasiones con el abuso de alcohol u otros tóxicos y con algunas enfermedades orgánicas cerebrales y sistémicas. La Atención Primaria es la puerta de entrada de la gran mayoría de estas personas al sistema de saluduna “primera línea” de la que depende el que se puedan diagnosticar los problemas de salud mental lo antes posible. Y en estos casos, la detección temprana es fundamental. Ya la primera Estrategia del Sistema Nacional de Salud indicaba que “el principal punto de contacto con la salud mental para la mayoría de los pacientes es el médico o médica de familia, y que el 80% de los y las pacientes psiquiátricos atendidos en salud mental proceden del ámbito de la atención primaria”. (WHO, 2007).

En el Plan Integral de Salud Mental 2016-2020 se estiman que en torno a un 25% de la población sufre un trastorno mental a lo largo de su vida. Asimismo, hay que añadir que Andalucía se encuentra por encima de la media estatal en tasa de suicidios.

En la práctica clínica diaria, se estima que de un 60% a un 80% de las consultas diarias del Médico de Familia tienen implicaciones en salud mental, esto supone que, aunque el usuario acuda por un problema médico (una lumbalgia, por ejemplo), puede tener grandes implicaciones emocionales para el paciente tanto laborales, sociales, familiares, económicos y pueden desencadenar ansiedad y es deber del médico saber detectar y encauzar para aliviar la sintomatología. Y todo esto lo tenemos que solventar en 6 minutos que nos da la administración.

Debo reconocer que la formación psicológica de los profesionales de Atención primaria es precaria, tanto por interés como por tiempo. Es más fácil recetar un ansiolítico que empezar una terapia conductual. Muchos médicos adolecen de entrenamiento en terapia psicológica y se centran en una visión orgánica del paciente, una visión “tangible” y más práctica. Aunque debo decir en defensa de mi especialidad, que la Medicina de Familia, de entre todas las especialidades, es la única que se centra en el individuo, en su entorno, en su familia y en la sociedad. Conocemos y tratamos al usuario, teniendo en cuenta a la familia, los amigos y sus problemas físicos y orgánicos (incluso financieros) más que ninguna otra especialidad. Recuerdo cuando era residente, joven e inexperto, usé un medicamento para el asma de reciente comercialización, que controlaba los síntomas nocturnos y las agudizaciones sin ser un inhalador, el paciente al que lo receté me felicito por mi elección, pero en aquella época ese fármaco no tenía punto negro (aportación reducida) y me dijo que su asma estaba muy controlada, pero si compraba ese medicamento, se le descuadraba el presupuesto mensual alimenticio….

El Médico de Familia debe dominar diferentes esferas de conocimiento desde los 14 años hasta el final de la vida, como las Enfermedades Reumatológicas y Musculoesqueléticas, el Dolor Crónico, los Accidentes Cerebrovasculares (Ictus), las Enfermedades Crónicas, las Enfermedades Oncológicas, la gran epidemia del siglo XXI como es la Diabetes Mellitus, la Salud Mental, los Cuidados Paliativos, etc.

 

Se puede recoger el listado completo de los Planes Asistenciales Integrados en el siguiente enlace: ACCEDER A PAIS

 

Todo esto se logra por una cualidad de la Atención Primaria, que es la CONTINUIDAD ASISTENCIAL, es decir, el fácil acceso de la población al Médico de Familia, incluso, todos los días, si fuera necesario. Cosa que ninguna otra especialidad, por la forma de organización, puede realizar. Eso nos convierte en piedra angular de la Sanidad Española.

 

Aquiles Manuel Marcelo Martínez

Médico Especialista Medicina Familiar y Comunitaria en la UGC “Pinillo Chico” del Puerto de Santa María

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies