Cómo comunicar el suicidio de un familiar a niños y niñas

Nuestra cultura ha convertido el tema de la muerte en algo tabú y de lo que hay que evitar hablar. Eso convierte el duelo en algo doloroso que muchas veces se coarta y más en casos de que la muerte sea por suicidio y haya que comunicarla a menores.

El duelo por suicidio es especialmente complicado. Los supervivientes, tas un período inicial inician una búsqueda de las causas de la muerte que puede ahondar el sufrimiento y que cursa con sentimientos de culpabilidad, vergüenza y de abandono.

 

“El duelo reclama zurcir los rotos del corazón que la pérdida ocasiona, sanando con paciencia la nueva vida”.
José Carlos Bermejo – Director del centro de Humanización de la Salud 

Cuadernos de ayuda al duelo (ALBIA)

 

El ocultismo y la evitación conlleva a veces problemas agravados puesto que perdemos importantes momentos de aprendizaje para afrontar la muerte de una forma más adaptativa. Los niños y niñas que pasan por situaciones de este tipo necesitan saber para integrar la experiencia en sus vidas y superarlas. Por lo tanto, es importante que todos aprendamos a hablar del suicidio y a comunicarlo adaptándolo al nivel madurativo de cada uno.

 

Es muy difícil encontrar las palabras para comunicar la desalentadora noticia del suicidio de un ser querido. Tal vez sientas la tentación de «proteger» a tu hijo de tan traumática información contándole «mentiras piadosas» o verdades a medias. Sin embargo, al no tener una explicación sincera, los niños tienden a inventarse sus propias historias. Estas historias que se cuentan a sí mismos pueden provocar todavía más confusión, miedo y aislamiento.

Margo Requarth, terapeuta de pareja y de familia
margo@HealingHeartsPress.com

Como explicarles a los niños el suicidio

 

Los ingredientes principales para una comunicación efectiva se basan en dos pilares. Por un lado, la honestidad. Mentir suele traer consecuencias y hoy en día es difícil ocultar un hecho de tal envergadura. Siempre será mejor que un adulto sensibilizado comunique la muerte del familiar, que la información llegue por otro medios (otros niños, medios de comunicación, redes sociales…). Por otro lado, a la hora de informar hay que personalizar el mensaje teniendo en cuenta la edad de la persona superviviente y su nivel madurativo. Adaptar el lenguaje a sus necesidades es vital para ser entendidos.

Otro aspecto importante son los tiempos. La precipitación o los miedos  y los retrasos pueden hacer de la comunicación un proceso complicado que nos aleje del objetivo que no es otro que ayudar al menor a adaptarse a la falta del ser querido y a los cambios que ello conlleva.

Por último es necesario destacar que muchas de nuestras experiencias traumáticas están más ligadas al silencio alrededor de éstas que al hecho que las motivó. Esto está causado porque hablar y comunicar sana y el dolor compartido se atenúa. En cosnecuencia debe favorecerse la expresión emocional. El duelo no es patológico y sólo necesita de apoyo profesional cuando se patologiza.


MÁS INFORMACIÓN

El final del duelo

¿Qué significa elaborar el duelo?, ¿existe una manera adecuada de procesar esta experiencia? A pesar de que el dolor no restaura el vinculo perdido, existe evidencia de que tal experiencia estimula un complejo neurológico responsable del procesamiento de la información que incluye un establecimiento de nuevos significados o la reorganización de nuevos esquemas mentales. En definitiva, una reestructuración de nuestro mundo interior y nuestra propia identidad.

Pero detrás de estos procesos hay una base biológica, así las acciones arriba indicadas y que señalaban autores como Robert Neymeyer y Ronnie Janoff-Bulman en lo referido al propio sistema de creencias y valores del doliente tras el proceso traumático, o Richard Tedeschi y Lawrence Calhoun en lo que se refiere al crecimiento postraumático que experimentan algunas personas en la etapa final del duelo y por último en cuanto a la creación de nuevos significados o esquemas mentales que citan Mardi Horowitz y Susan Folkman, todas ellas tienen un incuestionable correlato neurobiológico

Ello, tiene importantes implicaciones en cuanto al diseño de estrategias de intervención, así , estos cambios citados, en forma de nuevas creencias, o significados o conclusiones referidas a una misma persona, sobre la vida y las relaciones con las demás personas deben emerger de forma natural como consecuencia del proceso de asignación de significación emocional-cognitiva, y no como un esfuerzo mental de distorsión para reducir la sintomatología. Es por ello que el trabajo desde lo puramente cognitivo e implicando auto instrucciones del tipo: Hay que resignarse, no debo pensar en ello, tienes que esforzarte, etc.., no sólo resultan poco útiles sino que pueden complicar el proceso de recuperación y elaboración del duelo

Pero ello no implica la eliminación o minimización de las conductas de afrontamiento del duelo por parte de la persona superviviente, lo que cabe es una exploración cuidadosa de la vivencia subjetiva de la persona con el objetivo de determinar si las conductas, sentimientos o pensamientos que experimenta la persona doliente son realmente estrategias que contribuyen a un adecuado procesamiento del duelo o por el contrario se constituyen como respuestas inadaptativas

En este contexto, por extraño que parezca, la estrategia de afrontamiento más efectiva no es siempre la que modera el efecto del estrés sobre la persona, sino la que promueve un procesamiento emocional-cognitivo de la experiencia de pérdida, por ello, la efectividad del afrontamiento puede ser independiente de la sintomatología, pudiéndonos encontrar con situaciones donde un afrontamiento correcto es aquel que incrementa la sintomatología y en otras ocasiones la reduce, así por ejemplo en una primera etapa, una persona puede intentar evitar conectar con la pérdida y su significado y ello le ayuda a permanecer estable de tal manera que se protege de un exceso de sufrimiento que es difícil de asimilar en principio.

En definitiva, el quid de la cuestión reside en si el afrontamiento que emplea la persona en ese momento le ayuda o no, a asimilar la situación traumática.

Payás Puigarnau, Alba (2010). Las tareas del duelo. Editorial Paidós

Reseña

Francisco Rodríguez Laguna

Psicólogo. con formación avanzada en duelo (Modelo Integrativo-Relacional).

Tradición y duelo

La Santa Muerte y el Día de los Muertos en Méjico (tradición y duelo)

Francisco Rguez. Laguna 6 de marzo del 2019

El día de los muertos es una celebración mejicana similar a nuestro día de los difuntos. Se celebra el 1 y 2 de noviembre, y se festeja durante todo un día y la noche, como fiesta en los cementerios, mediante comidas, en muchas ocasiones sobre las propias lápidas, hay música , se charla con el difunto y los niños y niñas juegan por todo el cementerio. Se mezcla el dolor y la fiesta, el recuerdo y el amor por los seres queridos y también se celebra la vida.

Reconozco que cuando tuve conocimiento de tal tradición me sorprendió gratamente. Tener presente la muerte de esta manera facilita a muchas personas que transitan el duelo, una conexión intensa y eficaz relacionada con los propios significados de su pérdida.

La muerte nos acompaña desde nuestro nacimiento, una vez nacidos ya tenemos escrita nuestra sentencia de muerte , sin embargo, no existe una didáctica salutogénica entorno a la misma, ni respecto del duelo.

Hablar de la muerte no sólo es de mal gusto, si no que propicia sanciones
morales y éticas en el entorno, hacia quien trata sobre este tema.

Ante las pérdidas, el dolor nos atraviesa y lo sufrimos muchas veces en
solitario pensando que el tiempo es al que le corresponde realizar las tareas que procesan nuestro duelo, sin embargo, los mitos, como éste, respecto de este proceso tan importante en nuestras vidas como es el duelo se imponen; “expresar tu dolor te hace daño o hace daño a las demás personas, el dolor debe ser expresado en la intimidad…, etc.”

Otras expresiones inadecuadas son utilizadas en el propio tanatorio, desde la ignorancia y con la mejor intención expresamos mensajes que también dificultan el duelo; “ ahora tienes que ser fuerte, ahora tienes que distraerte, los niños son pequeños y no se acordarán de nada, piensa en tus otras hijas, a él/ella no le gustaría verte así, etc…”

También se ignoran las diferencias relativas al género en cuanto a la elaboración del duelo; mujeres y hombres presentan diferencias  importantes a la hora de afrontar la pérdida.

En cuanto a la infancia procuramos extraer a niños y niñas de cualquier
situación que pueda suponer un contacto con el dolor o la visión del ser
querido en el tanatorio. ¿Cómo se ha de actuar ante la pérdida de un ser querido con un menor de 5 años que le sobrevive, y con una persona en plena adolescencia?

Con el paso del tiempo, una parte de la población llega a desarrollar trastornos psicosomáticos relacionados con un duelo mal realizado, patológico o crónico. Y son muchas las consultas en salud mental realmente motivadas por duelos mal resueltos.

En definitiva es hora de ponerse manos a la obra e introducir una didáctica adecuada entorno a la muerte y el duelo, precisamente para proteger nuestra salud mental en primer lugar y para reconfigurar muchos significados en entorno a estos conceptos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?