Todas las entradas de en Miguel Ruiz-Flores Bistuer

Alcohol y suicidio, la pareja letal

Miguel Ruiz-Flores Bistuer es psiquiatra, profesor de la UNED y profesional colaborador de papageno.es

 

Foto de GEORGE DESIPRIS en Pexels

 

Consecuencias del consumo de alcohol

Dice un chascarrillo que con el alcohol te crees más fuerte que un tipo que es realmente fuerte que está en la barra del bar y que se llama Hans. La cultura popular apunta a que el consumo de alcohol crea problemas ya que altera las capacidades cognitivas y, con estas alteradas, tomas malas decisiones al calibrar mal las circunstancias y riesgos reales.

 
Alcohol y VIH

En el caso del alcohol y el VIH, las evidencias apuntan en la misma dirección que el chascarrillo. Se sabe que el consumo de alcohol tiene un vínculo directo con la infección por VIH (Baliunas et al., 2010) y con no tomar de manera adecuada el tratamiento para la enfermedad (Hendershot et al., 2009).

 
Alcohol y accidentes de tráfico

También es bien conocida la relación del consumo de alcohol con los accidentes de tráfico. En Europa se calculan unas 17.000 muertes anuales debidas a accidentes de tráfico en relación con el consumo de alcohol, 1 de cada 3 fallecimientos del tráfico rodado (Anderson, Baumberg, 2006). En España según publicación de la Dirección General de Tráfico en el año 2010, el 40% de los fallecidos en accidente de tráfico conducían bajo el efecto de una droga, y el alcohol estaba presente en prácticamente la totalidad de ellos, a veces solo y en ocasiones con otras sustancias.

 
Homicidios y alcohol

Y las consecuncias no terminan ahí. Se ha relacionado el consumo de alcohol con los homicidios. El alcohol representó en Inglaterra un papel fundamental en el 6% de los homicidios y un factor asociado en el 39% (Shaw et al,. 2006). Varios estudios han encontrado que el 48% de las víctimas y los perpetradores habían estado bebiendo cuando ocurrió el homicidio, y que el 37% de los delincuentes y el 33-35% de las víctimas habían bebido lo suficiente como para estar intoxicados (Kuhns et al, 2011; 2014).

Esta claro que bajo los efectos del alcohol son frecuentes las reacciones de agresividad, conductas temerarias y violentas (Fleming, Mihic, Harris, 2006).

 

Pero, ¿existe relación entre alcohol y suicidio?

 
Abuso de alcohol, alcoholismo y suicidio

La evidencia muestra que sí existe relación. La relación del alcohol con el suicidio está sobradamente documentada. Se estima que el riesgo de suicidio en personas con trastornos del humor (principalmente depresión) es 6-15%; y en personas con alcoholismo del 7-15%. (OMS, 2000).

En el “Estudio de la conducta suicida en la Comunidad de Madrid” vieron que el diagnóstico previo más frecuente en los intentos de suicidio fueron los trastornos del estado de ánimo, seguidos de trastornos de ansiedad, de la personalidad y abuso y dependencia de alcohol y otras drogas, dándose combinados en algunos casos.

Entre la personas que presentan un consumo de alcohol elevado el riesgo de ideación suicida, los intentos de suicidio y el suicidio completo se incrementan en 2-3 veces entre aquellos con uso abusivo de alcohol en comparación con la población general (Darvishi et al., 2015).

 

En el estudio ESEMED (Bernal et al., 2007) se encontró que la variable relacionada con un mayor riesgo de intentar suicidarse fue el abuso de alcohol con una OR de 2,11, mientras que la variable mucho más reconocida de padecer depresión tenía una OR de 1,63.

 

Intoxicación por alcohol y conducta suicida

Pero no solo es el alcoholismo o el abuso el que aumenta el riesgo de suicidio. Hay estudios que demuestran que la intoxicación por alcohol incrementa el riesgo de suicido hasta 90 veces, en comparación con la abstinencia (May et al., 2002). La intoxicación aguda con alcohol u otras drogas aparece con frecuencia como factor adicional que pudo influir en el desencadenamiento de la tentativa de suicidio (con mayor frecuencia en hombres).

La intoxicación por alcohol puede aumentar la disforia, la disfunción cognitiva, la impulsividad y la intensidad de la ideación suicida. Las personas tienen aproximadamente siete veces mayor riesgo de un intento de suicidio poco después de beber alcohol, y este riesgo adicional aumenta a 37 veces después del abuso de alcohol (Borges et al., 2017).

En un metaanálisis de estudios publicados entre 1975 y 1995 se encontró una alcoholemia mayor o igual a 1 g/l en el 22,7% en los suicidios (Smith, Branas, Miller, 1999). En un estudio realizado en 13 países de cultura occidental se asociaron positivamente las tasas de suicidio con el consumo per cápita de alcohol en diez de ellos (Pirkola, Suominen, Isometsa, 2004).

Las tasas de suicidio también se han asociado con el consumo excesivo de alcohol en poblaciones de la antigua URSS y Finlandia. (Nemtsov, 2003). En Irlanda, detectaron la presencia de alcohol en sangre en el 55% de los suicidios (Bedford, O’Farrell, Howell, 2006).

 

Alcoholismo fetal y riesgo de suicidio

Y no parece que el alcohol actué directamente como un detonante puntual. Se ha visto que en las personas afectas de Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF) – un grupo de afecciones que pueden presentarse en una persona cuya madre bebió alcohol durante el embarazo- suelen tener más altas tasas de ideación autolítica e intentos de suicidio en comparación con la población normal (Famy, Streissguth, Unis, 1998 y Hellemans et al., 2010).

 

Prevención del suicidio y reducción de consumo de alcohol

Con este panorama, no nos extrañará que una de las políticas para disminuir el número de suicidios por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sea disminuir el consumo de alcohol. Entre sus estrategias de prevención del suicidio habla de tres tipos de estrategias: universales, para la población general; selectiva para grupos vulnerables, e indicadas para objetivos concretos con individuos vulnerables. Entre las estrategias de carácter universal se incluye la reducción del uso lesivo de alcohol (OMS, 2014).

Por último, en nuestro país las diferentes guías sobre prevención del suicidio, tanto la editada por Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, como en la guía editada por la Comunidad de Madrid, o en la editada por la Generalitat Valenciana, tienen presente el consejo de evitar el consumo de alcohol.

Podemos asegurar, en el plano general, que cualquier política que reduzca el abuso de alcohol va a servir para prevenir el suicidio, y por otra parte, en el plano individual el abuso de alcohol es en si mismo un problema que puede llevar a tomar decisiones incorrectas.

 

«Desde aquí quiero ahondar en este consejo de evitar el alcohol y recordar, con evidencias amplias y suficientes, que el consumo de alcohol no es lesivo únicamente a nivel individual y en lo somático, sino que también es lesivo a nivel psíquico, pudiéndonos llevar a tomar decisiones poco acertadas y a nivel social, causando daño a todas las personas que son cercanas a quien consume alcohol».

 

 

Miguel Ruiz-Flores Bistuer

Psiquiatra en excedencia del Ib-Salut, profesor tutor de psicología en la UNED. Licenciado en medicina y especialista en psiquiatría. Doctor cum laude, Premio Jean Dausset a la mejor tesis doctoral 2016-17. Máster en Psicoterapia. Experto Universitario en Psiquiatría Forense. Especialista Universitario en Psicopatologia.

 

BIBLIOGRAFÍA RIESGOS DEL ALCOHOL

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: